Mis manos, mi mente, dan alas a mi alma

Mi PRIMERA vez… mi primer mercado.

Y también mi primera vez fuera de mi zona de confort. Esto del salto a la vida de autónoma, está siendo toda una aventura llena de primeras veces. Por más que haya superado mi primera factura, mi primer cierre de trimestre, mi primera web… el resto sigue siendo MI PRIMERA VEZ… Entre tu y yo, en muchos momentos, resulta realmente agotador emocionalmente.

Y no únicamente por lo negativo! Emociones intensas en todo lo que tocas y todo lo que haces. Porque en mi trabajo hay parte de mi. Soy yo, es personal.

Probablemente, el salto más importante de este camino que recorro, es hacerme amiga de la soledad, de trabajar sola muchas horas (con mis perros a mis pies). Está resultando muy revelador para mi estar tanto tiempo conmigo misma, coordinar únicamente mi tiempo y no el de los demás. Ser la única dueña de mi agenda.

“El barco está más seguro cuando está en el puerto:
pero NO es para eso para lo que se construyeron los barcos”. 
Grace Hopper

Y después de esta entrada lastimera y profunda, os quiero contar una de las cosas chulas de esto de emprender: mi PRIMER MERCADO. Es genial el poder tener contacto con la gente que viene a verte, que toca tu trabajo y que te comenta lo que más le gusta. Que por cierto fueron las orugas!

Pero sin duda, lo más chulo para mi, ha sido descubrir toda la red de relaciones que se va tejiendo en esos espacios. Las ganas de ayudar, de compartir experiencias e idear futuras colaboraciones. Porque al fin y al cabo, detrás de las marcas handmade, hay todo un universo personal. Este fin de semana ha resultado RECOMFORTANTE, esa es la palabra.

Mi primera vez descubriendo preciosas marcas con preciosas artistas tras ellas. Sin reservas, viviendo eso de la #compLetencia de la que habla @eliafibla.

 

 

Y finalmente, os invito a descubrir algunas de esas marcas tan llenas de inspiración:

En el próximo post, nuevo tutorial. No te lo pierdas!

       Jes

 

Pin It on Pinterest

Share This